Tu viñedo en casa. ¿Qué tan fácil es?

Tu viñedo en casa. ¿Qué tan fácil es?

Si alguna vez has pensado en tener tu propio viñedo, en esta entrada te explicamos los detalles básicos para empezar tu cultivo. Prácticamente, el secreto de un viñedo exitoso consiste en el clima y las propiedades de la tierra.

Desde las hermosas planicies del Mediterráneo, hasta los asombrosos valles de California y Baja California, los viñedos siempre dan un toque especial a cualquier paisaje. ¡Y qué mejor poder contar con uno en casa!

En el caso de nuestro estado, tenemos excelentes condiciones de clima y tierra que permiten un cultivo próspero de la vid. Por ello, no es de extrañar que las producciones de vino más prolíficas de México se encuentren en el noroeste del país, tales como las vinícolas de la Ruta del Vino, donde podemos mencionar al Valle de Guadalupe y Rancho Tecate.

La idea de tener un cultivo personal y disfrutar tu propio vino es bastante tentadora. En teoría, lo único que se necesita es contar con un espacio de tierra con las condiciones adecuadas; sin embargo, es importante informarse en temas de vitivinicultura antes de empezar a cultivar. De hecho, si fuera posible contactar a un viñedo local para que te expliquen los cuidados y procesos, sería lo indicado como primer paso; pero no hay problema si esto se dificulta, aquí te enlistamos algunos puntos que puedes considerar:

1. Determina para qué quieres el viñedo
Identifica si deseas cultivar por gusto o tienes planeado comercializar tu vino, de esta manera podrás mantener más claras tus expectativas.

2. Infórmate todo lo que puedas acerca de vinicultura
Toma en consideración todos los factores climáticos y de tierra, así como los tipos de uva existentes para que sean compatibles con tu cultivo.

3. Escoge la variedad de uva que consideres ideal
Así será mucho más fácil propiciar un crecimiento óptimo y que tus primeras vides no mueran en el proceso.

4. Elige la parte del terreno que utilizarás para el cultivo
Se ha comprobado que la vid se desarrolla mejor en las pendientes, ya que ayuda a drenar mejor el agua del suelo. Recuerda que el lugar donde cultives impactará el sabor de las uvas.

5. Monitorea constantemente la tierra
En lo ideal, la tierra debe tener un pH de 5,5 a 6,5, pero nunca mayor a 7.

6. Piensa en la cantidad de vides para tu producción.
Se necesitan alrededor de 9 kilogramos de uvas para producir 4 litros de vino, aproximadamente.

Éstas son apenas las bases para cualquier principiante, por eso reiteramos la importancia de informarse antes de aventurarse en el mundo de la vid. Puedes consultar material en internet o libros especializados en el tema. No te desanimes si tus primeros intentos no dan fruto, recuerda que la práctica hace al maestro.

Tener tu propio viñedo puede convertirse en realidad en Rancho Tecate, ¡qué mejor pretexto para vivir en este paraíso!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *